martes, septiembre 04, 2007

Crónicas Chuchetas XXXI: La pelá.

Mi relación con la muerte es de puro odio. Se me había olvidado en estos casi 9 años, pero lo recordé a raíz de la muerte de don Pancho.


¿Cómo una puede entender que el cuerpo que se ve inerte antes fue un ser amado, que respiraba, que te decía hola, que se reía y todo lo demás?


Yo no puedo.


Para empeorar las cosas, ya no creo nada en los dogmas de la iglesia católica. Asi es que si alguien anda diciendo que está mejor en el cielo o que se reunió con otras personas ya muertas, no lo creo. Y puta que me gustaría creerlo, de verdad que sí.


Entonces como no creo - es decir, no tengo religión- lo único que hago es tener pena y esperar que al gato, en este caso, no le dé más pena de la que ya tiene.


Por mi parte, ya no tengo la angustia del principio, ni la rabia en contra de mi papá. Tampoco tengo necesidad de ir a "verlo" al cementerio o hacerle misas; en nuestra cultura el suicidio es un acto reprobable, pero me acuerdo de los Samurais y su honor y me pregunto quien rechucha tiene la razón.


Es cabrón que alguien se muera por su propia mano. Recuerdo los cientos de caguines respecto a mi familia, y de los tantos amigos de aquella época sólo dos o tres me fueron a ver en un incómodo silencio. Porque claro, ¿qué le podí decir a la persona que recién su padre se acaba de disparar?


En estos tristes días he visto a la familia del gato hablar hasta la saciedad de don Pancho, llorarlo, visitarlo en el cementerio, besar sus fotos y pedirle favores. Y gracias a esto he entendido que la rabia que sentimos durante muchos años en contra de mi padre hizo que mi vivencia de la muerte fuera muy violenta y muy triste.


Aunque igual no le temo a la muerte, y la odio con toda mi alma, si es que existe.


Quizás a muchos de ustedes no les guste el temita, pero son gueas que pasan y que no nos enseñan a vivir. ¿Se han dado cuenta que de la muerte no se habla?


Yao los vemos.

13 comentarios :

danieLa® dijo...

Bueno, en mi caso no es que no me guste hablar de la muerte. Pasa que hasta ahora al menos, mi relación con ella es muy lejana, sólo se ha llevado a mis abuelos, pero era muy chica y en otros casos ni había nacido, entonces fue distinto.

Quizás por eso me cuesta cuando alguien ha perdido a un ser querido, decirle palabras de ánimo o darle el pésame, porque todo lo que diga en verdad no servirá de mucho, y será puro bla bla. Prefiero respetar su dolor y estar ahí por si necesita un abrazo silencioso.

De todas formas lamento mucho lo que le pasó al Gato, porque a pesar de que tengo a mis queridos con vida, he tratado de pensar como será cuando no estén, y me angustio mucho.

Abrazos para ti y para él.

Alvaro dijo...

Yo creo que la muerte es un tema del que no se habla por temor a que nos pueda circundar. Perder a un ser querido o bien pensar en que nosotros podemos morirnos es algo que de verdad me provoca incomodidad. Sin embargo, una vez llega, está y aunque provoca mucho dolor, es algo con lo que nos acostumbramos a vivir querámoslo o no.
Nunca voy a olvidar lo cerca que estuvo de la muerte mi hija luego de nacer y pienso que vale la distinción sin menospreciar a otros muertos, pero cuando un hijo se va, no creo que exista emoción comparable. Por suerte no tengo esa experiencia.

Lady K...!!! dijo...

La verdad es que he pasado rodeada de eso que tu dices..
Mi vieja.. hace poco mi viejo..
Mi abuela.. etc..

Bueno.. y si.. cuesta darle vuelta al tema.. es una joda.. es triste.. da rabia.. molesta.. pero está.. y es una realidad..

Ojalá que tu pena y la de tu gato vaya pasando..
Espero que pase..

Mini2008... dijo...

chuta qué te digo, no tengo ninguna relación con la pelá y espero que no se acuerde ni de mi ni de mi familia en mucho tiempo, creo que no soportaría que me visitara y menos si es sin aviso... del suicidio no sé, cada cual tendrá sus razones, pero sería tan terrible el asunto para no poder solucionarlo con buena comunicación o hay cosas que no tienen salida?....... y es verdad, acá pecado, por allá honor, quien los entiende, yo no al menos.... y pucha un abrazo a tu gato pa que se le pase la pena..cariños...

eat-desserts dijo...

No pues, no se habla. Yo trabajo más o menos con ella pero desde un punto de vista netamente científico, donde no te preguntas ¿qué pasa después? sino que ¿cómo llegamos a esto?.

Dicen a veces que es mejor no decir nada y sólo acompañar.

animo para los dos.

escorpiona dijo...

Como decía mi abueli, hablar de la muerte es llamarla...Sabes lo que me produce a mí, algo de impotencia, por que es lo único seguro de esta vida, contra lo que nada podemos hacer...

Un saludo

Chau

Antonia Katz dijo...

No pude comentar en el post anterior, pero tuviste un lindo gesto al sumarme a tus lecturas diarias, gracias amiga mía!

Por otra parte, y no se bien a propósito de qué, el finde estuve pensando en la muerte, y llegué a la conclusión de que mientras más temor se le tenga a la muerte, más poder se le da a Ella y estamos más expuestos a ser desvastados cuando nos toca. Encuentro maravilloso el hecho de que otras culturas tengan bajo control a la muerte, los hindú por ejemplo están concientes de la finitud de la vida y esperan con ansias y hacen méritos para que las próximas encarnaciones sean mucho mejores que las anteriores, confían ciegamente en la perfección del espíritu y en el karma. Creencias a las que me siento muy cercana.

La muerte es un proceso natural de la vida y siento que mientras más presente la tengamos en nuestra vida nos sentiremos cada vez menos a merced de Ella. Y eso, no tiene nada que ver con el sentir de la muerte, tú bien sabes que tengo algunas a mi haber y siento profundamente que su impacto también radica en la forma en que ocurra, no es lo mismo ver morir a alguien que vive un proceso de desintegración (y uso esta palabra a conciencia) por ejemplo en virtud de una enfermedad y otra a quien vemos morir en un accidente de tránsito o a mano propia.

En resumen, hablo de una muerte a la que respeto, a la que espero y a la que incluso le tengo cariño, porque sabes... es la única certeza que de verdad siento tengo, paradójicamente, en mi paso por la Vida.

Por último, hablo de Ella al referirme a la muerte, porque la asocio a la Muerte del Lado Oscuro del Corazón.

Muerte: Vos me echas en cara cosas, como...como si yo fuera la responsable de todo y yo solo cumplo con mi papel, igual que vos, no se más que vos, yo se una parte, vos sabes otra, ¿porqué no vas y le preguntas al responsable de todo?
Oliverio: Y, ¿cómo lo encuentro? dame una tarjeta para verlo de parte tuya, vos lo conoces...
Muerte: Yo trabajo para él, yo no lo conozco.
Oliverio: ¿Trabajas para él?
Muerte: Creo que sí. Sería horrible darse cuenta que nunca hubo nadie, ¿no?, que trabajo para nadie o para nada, sabes que no hay nada personal en lo que yo hago, así que sería espantoso descubrir que cumplo órdenes que nadie ha dado.
Oliverio: una muerte asustada por la existencia de Dios, que muerte subdesarrollada.

Un abrazo para ti y el gato de Cheshire

AteNea dijo...

sip ya me habia dado cuenta que es un tema peluo.. y que evitamos.. y pienso bien parecido a ti, tampoco creo que en todas esas cosas post-muertos, ni en misas y cementerios (que me cargan)..

Sobre el suicidio y la analogia con los samurais, podria ser cierta: o vivir con gloria o morir con honor.. pero también es una forma para evitar enfrentar los problemas, o porque se está enfermo y se es incapaz de sobrevivir..

El tema de la muerte, nos avisa que estamos vivos y que es hora de vivir con ganas, porque nada es para siempre.. y debemos aprovechar a la gente que queremos y tenemos cerca..

Cuidense, chau.

Venus dijo...

Es que qué se puede decir de la muerte?, yo no tengo problemas con ella, es más... me seduce, pero es y seguirá siendo un misterio hasta que a cada uno le llegue la hora...
supongo que es parte de la vida, yo me imagino de cualquier manera que es un fin...y como todo fin, implica tambien un comienzo...a qué? eso es lo que no se sabe...

 kotto dijo...

... Creo que la muerte es como traicionera, muy maricona...
Yo la he vivido de cerca y la odio tanto como tú...
Me parece muy heavy en todo caso "vivirla" a traves del suicidio...ufff fuerte creo que ese tipo de muerte es muy injusta.

Por ejemplo con "mi viejo" tampoco voy al cementerio (ni nadie de mi familia) por que creo que no que el no esta ahí... prefiero recordarlo y llevarlo en mi corazón...

Hay personas que en cambio necesitan ir al cementerio o recordarlos apegados a la iglesia y bueno es su cuento, no lo comparto pero hay que respetarlo...

Ojala el gato se vaya reponiendo de apoco...

Un abrazo niña

Venus dijo...

Sin duda no hay como estar enamorada, eso es otra cosa, lo cambia todo... sigue disfrutando de tu amor que de eso se trata la life..

Saludossss

Juan dijo...

Como han posteado es molesto hablar de la muerte...escapa a nuestro control y nos deja impotentes, y eso es mucho peor cuando llega sin previo aviso.

En mi familia hace ya varios años se vivio fuerte, en menos de un año murio una tia en un accidente y su hijo mayor (19) en un asalto. Claramente su nucleo familiar se fracturó de una manera casi irreparable, hoy mis primos casi no se pueden ver entre ellos.

Yo no se si hay cielo o algo mas allá, pero es bueno tratar de pensar que puede existir y que de alguna manera están mejor.

Pero la rabia se siente igual...

Un abrazo fuerte...

Ya no me enganas, descubri tu blog dijo...

te felicito y agradezco por la energía que proyectas, a pesar de episodios tan difíciles que has vivido, como el de tu padre. felizmente tu energía es contagiosa, y aunque suelo ser medio bajón, últimamente no ha sido tanto.

mis respetos