martes, diciembre 07, 2010

Crónicas Chuchetas CCXIII: Los guastecos en la Dehesa.

El sábado juimos a la fiesta de fin de año de la pega del Gato. Son fiestas familiares, con piscina, viejo pascuero que entrega los regalos y la onda. Igual entrete con niños.

El problema es que el lugar es terrible de lejos: la Hacienda Santa Martina. El Gato ya había ido una vez a un curso, pero como es entero pajarón, me aseguré y me metí a internet a ver los mapas, como pa no perdernos. Pero igual nos perdimos.

Es que parece que es de rotos señalizar, porque la dura que no decía en ningún momento que tal calle queda pa la izquierda y que no hay que seguir de largo, por ejemplo.

La cosa es que preguntamos y preguntamos y llegamos al camino que sube a la Hacienda famosa, ya que queda en la punta de un cerro y el camino es entero pelúo.

El lugar tiene canchas de golf, tenis y cualesquiera cantidad de piscinas. Y una casona grande hermosa, donde hay vestidores, comedores y más piscinas. Pero eso era para los socios. Porque pa nosotros armaron una carpa y nos pusieron unas pulseras medias fosforescentes en la muñeca, de papel.

La carpa por fuera se veía entera fea, pero por dentro estaba fresco y se veía harto bien, la verdad. Los baños eran grandes y limpios, también. Pero la casona y las piscinas estaban más o menos retirado de donde nosotros, los guastecos, almorzamos y los reimos.

El almuerzo rico, comimos harta carnita (si igual hay que hacer daño) y hasta encontré rico el pisco sour. Al Gato le pasaron una credencial pa que se lo colgara al cogote (aparte de las pulseras que nos pusieron) y decía su nombre y "familia". Es decir: los rotos están completa y absolutamente identificados.

Entregaron los premios, discursos típicos, y partimos pa las piscinas. Lo mega bacán es que tienen una con OLAS. A toda raja.

La mostra tenía tuto, asi que mientras ella dormía en el coche, el Gato acostado al lado de ella, me jui pa la piscina famosa. Que guea más bacán la sensación de las olas mientras flotaba, me recordó el mar y cómo extraño bañarme en la aguita salada.

Llegó el viejo pascuero a entregar los regalos, pero la mostra dormía y ni cacha, asi que filo. Después mi mostri hermosa se despertó mañosa y nos fuimos arturo, pa que hacerla sufrir.

Obvio que a la guelta no nos perdimos, pero sí sapié las casas y el barrio de por allá. Se me imaginó (por las puras películas y series nomás) como esos barrios de USA, o más específico el barrio de la película "El joven manos de tijera": no quiltros, no gente, no cables, no basura. Otro Chile. Más moneas, lejos de los rotos.

Igual habían casas terribles de chicas y unas encimas de otras, pero supongo que es distinto vivir en la Dehesa que en Ñuñoa pegá a la vecina.

Y me quedé pensando en lo clasista que es este país. La preocupación desmedida por el "estatus social". En fin, cosas de chilito nomás.

Yao los vemos.

8 comentarios :

dijo...

Wena pero Ñuñork tiene su encanto y harto eshtilo. Recordé mi aventura de asistir a un concierto al San Carlos de Apoquindo, vivo en Stgo bien al poniente y con una amiga nos nos podíamos bajar el auto, estábamos entera mareás. Obviamente que los demás ocupantes se meaban de la risa. Respiramos unos momentos y nos paramos "dignas" jajaja

Muy bonito será, pero pa arriba parece pueblo muerto. Ni un brillo el cuiquerío.

Saludos estimada.

Voy y vuelvo dijo...

Permiteme hacer un breve analisis:

(1) El gato es entero pajaron, segun tu, por lo que asumo que le cuesta ubicar una direccion. (2) Entonces vienes tu y para ahorrarte los malos ratos, y dejar en evidencia que el Gato es entero pajaron (dedusco), te tomas un tiempo buscando direcciones en internet y mirando mapas. (3) Asumo tambien que, siendo que el pajaron es el Gato y no tu, tomastes notas luego de mirar los mapas cosa de ir bien preparada. (4) Muy a pesar de tus previsiones, igual se pierden.

Pregunta: ¿quien es el pajaron?

Respuesta: el puto auto que no sabe llegar a una direccion ni mirando los mapas.

Comprese un Tomtom mijita. Salvara su matrimonio.

Saludos desde oscuro norte.

celeste dijo...

Jajaja, cuando anduve por allá hasta vi un cóndor.
Saludos.

eLe eMe dijo...

Igual me da lata el clasismo de este país, lo segregada de la ciudad y eso (los que me cachan saben que soy de izquierda)
Pero del mismo modo me da lata que piense que uno por vivir en las zonas altas de la ciudad tiene que ser de tal o cual manera.

Claro que me encantan Providencia y Nuñoa... de hecho encuentro que vivir la ciudad como peatón, porque lo tienes todo cerca es lo óptimo... También es impagable estar libre smog y rodeada de naturaleza.

bellota_b dijo...

Nosotros "íbamos" a las rocas de Santo Domingo(cabañas pencas al lado de todo los cuicos), y puedo entender esa descripción que haces...es bacan ser rico,pero mas bacan(como dices tu),es ser feliz y que mi ogro no me gorree' con la secretaría jojojo.

Sandra dijo...

Esta sociedad carcomida por las lukas y el snobismo ridiculo...

¡¡Donde vamos a llegar!!

escorpiona dijo...

En los barrios altos, como que no viviera nadie, no se ven niños jugando en las calles, no hay perros a no ser los que sacan a pasear de vez en cuando, los vecinos ni se conocen...re fome en todo caso :)

Saludos desde el norte

Chau

Ipnauj dijo...

Fui una vez para allá a celebrar muchos años de haber salido del colegio. Bien entrada la fiesta unos guardias me retaron porque me dio por mear el jardín.

Un gran saludo.