viernes, marzo 27, 2009

Crónicas Chuchetas LXXXIV: Que sea feliz.


La pulenta que no me importa lo que mi hija haga profesionalmente con su futuro. Si quiere ser jurbolista, escritora, fotógrafa, música, médico, ingeniera, peluquera, entre miles de otros, no es mi problema.

Puede que muchos de ustedes que ya son madres o padres me encuentren media agilá o soñadora, pero tengo mis razones.

Ocurre que tengo la creencia que la vida de mi hija no es de mi propiedad. Nosotros la engendramos con puro amor y hartas ganas, ahora la llevo conmigo y mientras me duele la espalda, meo a cada rato, me siento como globo con pelo largo, ella crece y me avisa con pequeños golpes que está conmigo. Luego nacerá y desde ese momento la cuidaremos y nos preocuparemos que estudie, que aprenda buenos modales, escuchará la misma música que nosotros hasta que comience con la adolescencia y nos encuentre unos viejos de mierda, salga del colegio y a medida que todo esto ocurra iremos cachando si le gusta la música cómo para dedicarse a ella, o si prefiere las matemáticas a leer, o que le encanta sacar fotos o quizás que cosas más. Ya será adulta, o casi. Y durante todo ese tiempo, la estaré preparando para ser un ser humano, porque algún día se irá de mi lado, dejará su pieza, nuestra casa, para hacer su vida. ¿Y qué chucha tengo yo que andar metiéndome en lo que ella quiera hacer de su vida? ¿Acaso tendré el derecho de decirle: hija, con tu padre nos sacamos la cresta para que fueras una gran ingeniera civil, no una pobre actriz???

No poh, no lo tengo ni lo tendré. Será su vida. Y ella decidirá. Claro que todas sus decisiones se basarán en lo que verá en nosotros como padres y como personas, mal les pese a algunos que, por más que renieguen de sus padres o madres (gente con historias pencas de la niñez que tiene familia disfuncional, por ejemplo), somos lo que somos por nuestros padres.

Lo único que quiero para mi hija es que sea feliz, claro que no de un día para otro como las princesas de cuentos. Seguro tendré que verla con pena, media perdida, angustiada, todo lo que forma parte de la felicidad, del crecimiento penca pero es lo único que nos sirve. Y aunque quiera que su dolor sea mío, tendré que verla llorar con angustia, enseñarle a pararse y sonreír, a ser agradecida de la vida, y así encontrará la felicidad, aunque sea milica que sería la única guea que la pulenta no quiero que sea.


Yao los vemos.
(Les dejo el link de mi otro blog, en el que subo las historias de esta lola cada lunes. Si comentan la raja, porque así cacho como va la mano).

14 comentarios :

TIA K dijo...

Khalil Gibran, novelista y poeta libanés (1883-1931), expresa muy bien algo que los padres solemos olvidar: que nuestros hijos no son propiedades nuestras sino que llegan a la vida a través de nosotros y nuestra responsabilidad es acompañarles y respetarles en el camino.
YO este poema de lo regale a mi madre cuando tenía 16 años ,para que CAPTARA el mensaje.
Ahora como madre cuesta ,cuesta mucho no sentirlos tan tuyos a esas criaturitas que quieres tanto.Pero la vida es asi, solo te queda amarlos y que sean felices en la vida .

Mary Rogers dijo...

Este post es el más lindo que te he leído...puro cuore. Ahora entiendo por qué a la gente le gusta tanto la canción de Pancho Puelma (Esperando Nacer)...porque se repite este pensamiento en todas las madres.
Pucha qué gusto!
Abrazos y abrazos!!

Sabina Atalaski dijo...

Chaaaa que soy copiona oh... yo opino la misma cuhtión sobre la Heredera y sabíh qué? Ya a punto de cumplir los 15, siento que fue una sabia medida.

Mi Heredera me dijo que quiere estudiar Arte y probablemente después Diseño. Pa Genio Distraído (su padre) cacho que es una patá en los cocos, pero ná poh! tiene doble pega: que no le guste y que le empiece a gustar.

Yo estoy tiyiul´e orgullosa de mi pergenia y esa weá no pasa por lo académico ni pasará por lo profesional. Pasa porque la cabra es entera pulenta (así como voh), con los valores claros y güena de adentro. Porque no sacai ná con tener una cabra con el tonto magíster, doctorado y la weá si es más penca que la xaxu como ser humano.

Y otra weá que comparto contigo es que la única mierda que sí ni cagando le hubiera aguantado es que me dijera que quería ser milica... le saco la xuxa y la doy en adopción (guajajaja)

Un besote

Selma dijo...

Es niñita! o sea será una chuchetita con todas las de la ley :D
Estoy requete de acuerdo con lo que planteas, creo que es una de las cosas que más admiro de mi papá, que siendo tan mandón y a la antigua como es en miles de cosas siempre nos dijo "estudien lo que quieran, pero estudien" yo soy ingeniero pero porque yo quise, mi hermana estudió arte y la otra trabajo social.
Me llegó tu tirón de orejas y me he puesto al dia en los blog, asi que dese una vuelta no más
Bye!

Laura Virtual dijo...

Que lindas palabras... pa que despues la pendeja lea y vea que su mami siempre le dió libertad.
Un abrazo...
Laura

Sandra dijo...

Totalmente de acuerdo con tu postura.

Incluso el Gonza, cuando nació la Vale, una vez dijo, que si la niña quiere ser puta.. que sea LA MEJOR!!!!! jajajaj. Bueee...el suele tener esas salidas de madre uffff... jijiji

Saludos

Sandra

Daniel dijo...

Concuerdo con tu postura, es lo mejor que uno puede hacer.
Saludos

celeste dijo...

que lindo post, yo tengo hija y comparto absolutamente tu pensamiento, los padres estamos para guiar y no para obligarlos a ser lo que nosotros no pudimos...

Negrita dijo...

Que lindo post!
Al final eso es lo que debería primar.. la felicidad de tu hija y con eso estás pagada..
Sabes? me "suena" como que la conversación que conté en el carrete con mi amigo, te quedó dándo vueltas... eso de las espectativas y de la mochila con que nos cargan siempre.
Que si es gay, que si no estuddié lo que debiera, etc...
Abrazos gordos..
Carola

Isabel dijo...

Maravillosa postura y a fin de cuentas es la pura verdad... los hijos no son propiedad de nadie. Todavía no soy mamá (aunque estamos en campaña), pero pienso que es simplemente darle las herramientas para vivir, criarlos libres y guiarlos, pero no forzarlos ni mucho menos. Al menos así lo hicieron mis viejos y veo que lo hicieron bien.

Un abrazo y felicidades por la chuchetita pequeña ;)

Voy y vuelvo dijo...

xuxa, yo lo ultimo que quisiera de mis hijos es que salgan como yo, y me saquen todas las canas que yo le saque a mi vieja jajaja. con la madurez (poca pero madurez al fin y al cabo) que he adquirido en estos años de autoexilio he aceptado lo hijo de la gran P que fui con mi vieja y lo valiente que fue la mujer pa enrrielarme (esta bien escrito?). Ahora, puro amor nomas con la que me pario. Y si poh, como dices, los crios se largan (preguntame a mi) y los viejos se quedan. No hagas como ciertas personas que conosco pero no te puedo dar nombres (es muy comprometedor) que vivieron en funcion de sus hijos y ahora que estos se fueron no viven ni dejan vivir en paz a nadie, y ni ellos mismos se soportan. Saludos, y sigue soñando.

bellota_b dijo...

Me llegó arto tu historia, donde las letras me interpretan en desamía, no así a mi pareja...sobre disfunciones podría venir el cuento tal vez...no se, o si sé pero omito jjojoj

Ser felizzz, eso es lo que todos queremos e intentamos de todas formas obtenerla,pedacitos que se unen y forman una vida plena.

Que sea así chuchetis...dejar ser y fluir en armonía con la vida misma, para que enfadarse por las opciones de los hijos, si tan! Felices.


cariñussss a tu panza!!

 kotto dijo...

lo mismo dijeron los papás de las minas de Yingo y ahora se arrepienten de no haber guíado a sus hijas... jajajajajaja...

NO socita tiene toda la razón, aunque debo reconocer que en mi caso a mi socio le he metido desde chiquito el "Jurgol" mínimo le exijo ser mejor que Messi, pero mínimo, si no, le saco la CHUCHA!

propenso dijo...

Yo cacho que la mano es que la loquita sea sana, no tenga ni un atado y disfrute lo que viva. Cómo lo hace, no tiene porque meterse los viejos.
Nos vemos claudia y cuidate montones.
Adios.