jueves, septiembre 24, 2009

Crónicas Chuchetas CXXX: Le poní cualquier color.

Ahora lo puedo contar porque la pediatra me dijo que no fui alaraca, pero igual me da su resto de verguenza.

Ocurre que el viernes pasado le miro las uñas a mi chancha y ya le habían crecido desde que mi mamá se las cortó por primera vez. Entonces le digo al Gato que la sostenga (estaba en la casa porque tenía prueba y se pidió el día, day off que le dicen en su pega siútica) y yo le corto las uñitas. Ahora viene la parte de mala madre: no caché bien, y le corté el dedito. Se despertó mi chanchita, pero no de dolor, o por lo menos no caché que le doliera tanto, y comenzó a sangrar caleta, y yo comencé a llorar como loca, sintiéndome la peor madre del universo. Ahora me da risa, pero puta que me angustié.

Llamamos a la pediatra que estaba en una reunión, y nos dijo que nos fuéramos a emergencias mejor. Partimos, yo llorando, viendo como le sangraba el dedito a mi chanchi, y ella, raja durmiendo. La miraba a cada rato, porque me pasaba el rollo que más o menos estaba desangranda y que se estaba desmayando por la sangre perdida, esa onda.

Entramos por el lugar de las ambulancias, el Gato me dejó mientras estacionaba el auto, y cuando entro me agarra un auxiliar de enfermería y me pregunta qué pasa, porque obvio que con mi cara de angustia quizás que rollo se pasó. Cuando cachó la mamá colorienta y primeriza que soy, me calmó y con otro auxiliar me llevaron para ajuera, o sea donde se ingresa y se espera, y le limpiaron el dedito a mi niña hermosa. La gente me quedó mirando porque quizás que cara de angustia tenía, obvio. Y yo seguía llorando, me decían palabras bonitas y yo más lloraba. Puta que estaba angustiada. Llegó el Gato de estacionar, mudé a la chancha, ella se puso a hablar en su idioma de guagua exquisita, y varias señoras me decían que no me preocupara, que ellas le pasaban cortando el dedo, gueas así.

Finalmente entramos a que nos atendiera una pediatra, que nos mandó pa' la casa de una, porque fue un pequeño corte en una parte que sangra harto.

Esta es mi primera anécdota de madre primerizaenteraalaraca.

Lotro: a pura pechuga, mi chanchi ya pesa 5 kilos 600 y mide 56 centímetros. Tiene el desarrollo sicomotor de una guagua de tres meses, nos dijo la pediatra.

Y lotro: como paso a cada rato con mi hija hermosa y la pechuga ajuera (tema de un post) y no tengo tiempo para venir a sentarme a escribir y a leerlos, me compraré un laptop o notebook o como quieran llamarlo. Así podré escribir en la cama, y navegar también. Porque puta que extraño escribir, tengo mil ideas.

Asi es que cuando tenga mi pulento pc en mi farda, los visitaré a menudo. Por ahora los leo nomás. Y le quito tiempo al sueño para escribir.

Yao los vemos.

8 comentarios :

Katty dijo...

jajajajaja super normal lo que te paso po, si una se angustia por cualquier cosa; al contrario que tú, yo al principio era suuuuper relajada, una vez también le corté un poquito el dedo, mi gordo lloró como chanchito y yo le dije q no fuera alharaco y le lavé el dedito (y eso que tenía como 3 meses O_o) pero ahora con el tiempo me he ido poniendo cada vez mas aprensiva, ahora tiene 2 años pero me urjo ene por todo, claro que como me hago la cool con mi mamá y mi abuela, que son LO alharaca, me trago el urgimiento sola para después darme cuenta q le puse mucho color jajajajaja

Víctor Hugo dijo...

jejejeje siempre tan originales tus textos furiosa... Me alegra que ya seas una orgullosa y alaraca madre primeriza.... se te ve bien

un abrazo ;)
VH

Voy y vuelvo dijo...

claudia, que le ponis color jajaja

celeste dijo...

jajaj.. yo la unica vez que le corte el dedo a mi barabarita tb llore, pero no jui tan alaraca como pa ir al dostor, prro creo que solo fue porque no snagro tanto.
que gueno te te vay a comprar un notebook, como pa que no andis tan perdida, y va ser rosado??jajaj.
ya, saludines y cuide mucho a su peque, viste que con pura leche materna andan re vien.

Laura Virtual dijo...

Si hasta yo he partido con los gatos corriendo al veterinario por cualquier weá...
Intenso momento, pero me alegro que lo hallas superado con el humor que te caracteriza...
Un abrazo... volví,
Laura

bellota_b dijo...

Oye me acordé cuando yo le corté las uñas de Felipe por primera vez.Tenías sus uñitas pegadas a su piel,eran blanditas y yo la porfiá' se veían largas.Se las corté y me dio ataque cuando ví sangre...asi como no iba a entender tu alaraqueo.
Ando media floja para entrar a los blog,pero sé que entendí'

cariñosssss y siguee feliz!!

Sabina Atalaski dijo...

guaajajaja... a mi me pasó lo mismo la primera vez que le corté las uñas a la Heredera! (no fui a la urgencia eso sí)... lo más pior fue después, cuando pa más recachas, se le infectó... ahí sí el pediatra la vió y yo toda atacada y él "ay, mujer... cáaaaaaalmate!!!"

Todas hemos sido enteras cuáticas, es una muestra de amor cacho yo (y de aweonamiento, está claro! jajaja)

La próxima semana. Sin falta. Besos a ambas.

Leslie Miranda dijo...

Jajajaja. Que manera de reirme. Primeriza po, perdonable!. Yo le digo notbuc, me compré uno hace un mes y es terrible chori.

Un abrazo. Se le extrañan los escritos.