viernes, diciembre 11, 2009

Crónicas Chuchetas CXLVII: La vida ha sido buena conmigo.

Los que me leen de hace tiempo -cuatro años ya- cachan que me han pasado gueas pencas. Re pencas. Obvio que no soy la única, lo que pasa es que yo la mayoría las he escrito. Por eso cachan.


De hecho, alguna vez pensé que la vida que me había tocado era asquerosa y que nada valía la pena. También alguna vez pensé que era la peor mujer del mundo, que merecía puras gueas malas y que nadie me quisiera, onda como si tuviera un estigma. Si jamás nunca me vi como mamá, hasta ahora que es realidad.


Creo que fui relativamente feliz hasta los 25. Relativamente porque como no quise seguir estudiando derecho y no sabía qué guea estudiar ni cachaba pa' onde iba la micro, lo que me mantuvo angustiada harto tiempo. Pero en mi casa todo andaba bien, mi familia siempre tuvo un buen pasar económico y jamás escuché en mi casa que había que esperar a fin de mes para algo. Eso sí aprendí a ser sencilla y austera, na de levantaos de raja.


Y así jue como cerré mi cuenta corriente y pagué las deudas y me mandé a cambiar a Europa. Los planes eran vivir allá unos años, en ese espíritu patiperro que tengo. Total, no tenía nada que perder. Jui con un ex, ya que su padre vivía allá desde que se había autoexiliado. A este ex le guardo mucho cariño y enveces parlamos su resto. Obviamente, partimos de mochileo: Lyon, Paris, Luxemburgo, Bruselas, Copenhague y otras chorreras de ciudades que no recuerdo. Estando en Malmo llamo para mi casa (siempre llamaba para contar que me había subido a la Torre Eifel, por ejemplo) me contesta mi madre con una voz terrible y me cuenta que mi padre se había muerto. Cuento corto (como si se pudiera): nos vinimos rajaos para Chilito. Mi papá murió un martes 8 de septiembre de 1998, y yo llegué el domingo 13. Algún día les contaré con lujos de detalles, ya que me servirá de terapia también.


Desde ese momento mi vida se partió en dos. Y para mi familia también. Sufrí muchísimo, lo indecible. El dolor no se puede poner en palabras. Se vive nomás. Pero gracias a Dios mi hermana tuvo un domingo 7 (que nació un domingo 7 de verdad) y nos iluminó la vida. Mi hermosa sobrina mostra que la amo más que la chachu, y que en este febrero cumple ya 12 años.


Y seguí haciendo puras gueas. Porque me sentía mal: me desmayaba, me pasó una guea rara que no quería salir de la casa, me daban ataques de angustia, me puse a fumar, me metí con pasteles (mi culpa pero igual son sacos de gueas), y así. Entonces obvio que sentía que mi vida era asquerosa, hasta que una señora me dijo que no pensara que tenía mala suerte en el amor, sino que lo tomara como experiencias. Harta razón le encontré.


Me costó salir de esa depre, porque la persona que me debía ayudar y dar soporte era entera torpe y estoy casi 100% segura que es narciso. Pero gracias a Dios ya no es mi problema.


Fue en ese tiempo que me las di de valiente he hice gueas que ahora pienso que puta que jui aperrá, pero todo me salió la raja: me fui a vivir sola, encontré una pega rápido, carretié hasta que me dio puntá, canté a todo chancho, caminé sola, hasta que conocí al Gato.

Pueden pensar que todo lo que cuento no tiene nada que ver con el título de esta entrada. ¿Cómo si me han pasado hartas gueas malas puedo dar gracias? Por eso mesmo: gracias a lo que he vivido, soy la que soy. De las cosas malas trato de sacar una lección, y aplicarla en mi vida, en mi día a día.

Siento que mi vida ha ido de menos a más. Y con el nacimiento de mi hija, cuando le veo sus ojitos, su nariz igual a la mía, sus ojos iguales a los de su padre, la forma en que me sonríe, que trata de hablar en su lengua guaguistica, sé que la vida ha sido buena conmigo. Muy buena.

Yao los vemos.

9 comentarios :

Voy y vuelvo dijo...

guen resumen. concuerdo con que los pastelazos lo hacen ser a uno quien es, y que los crios te devuelven a la vida, y eso que la mia me adopto como su papa nomas, pero igual soy feliz. lo de la depre es raro. yo vivi deprimido hasta los 25 y bueno, ahora que estoy fuera de chile cambie la depre por nostalgia. igual, le vejentud me enseno que andaba deprimido por puras hueas sin sentido, uno tiende a agrandar sus problemas. es cosa de leer los blogs que escribimos jajajajajaja

saludos desde el frio norte.

bellota_b dijo...

Resumiste parejitoooo,por que yo no tenía idea de tus trocitos de vida.Pero por lo mismo me dejó super claro el título,a eso iba, a encaminar el final.
No hay mal(NO incluye la muerte de tu querido padre)que por bien no venga...no crei?
CARIÑUSSSS Y SIP,SON LOS OJOS DE TU GATU.

SRTA TEMPLARIA dijo...

Quedé clarita ahora. Oye que esta linda tu bebé no se a qiuen se parece pero de que es linda es liiiiiinda.

Un abrazo gigante sita chucheta

PAU

Sabina Atalaski dijo...

Es verdad que uno siempre pela a la vida y la critica y ptas que no entiende, pero al final del camino yo cacho que uno siempre termina agradeciéndole ¿no? El saldo siempre es positivo.

Y cuando uno tiene un broca o braca, ahí se da cuenta que igual salió terrible ganando.

Y la Xuxetita Junior... ptas que es linda la cabra ´e miéchica!!! :)

elalcaravan dijo...

así es la vida, con sus momentos buenos y con su momentos malos, lo bueno es que aquellos malos momentos sirvan de lección y que al final haya un saldo positivo

Laura Virtual dijo...

Te felicito...pero lo que más me sorprende,es que el post que pienso escribir hoy... trata de los mismo, pero no pequeños acontecimientos sucedidos en 3 días y no en una vida... pero el trasfondo es el mismo. Casualidad?

Echita dijo...

Gracias a la vida...que me ha dado tanto" (8)!!!
Hoy encontre tu blog por ahi, andaba buscando algo acerca del embarazo que ni me acuerdo que era y termine leyendo tu vida...La verdad es que me entretuve mucho, llegas mucho a las personas y me senti bastante identificada en varias ocaciones...me dio paja postear tantas veces por eso te deje este mensaje al final de todos...
Bueno espero seguir leyendo tu forma de ver la vida,muchos cariños y bendiciones a tu familia

Selma dijo...

Efectivamente es mi enano hermoso el que me consume los dias.. por eso lo desaparecida.
Me encantó este post, mi vida tampoco ha sido fácil, no he tenido pastelazos tan grandes pero si muchos pequeños y estoy convencida que son los que te hacen crecer y ayudan a aprender a ser feliz y cuidar esa felicidad...

Mary Rogers dijo...

Claro que ha ido de menos a más! Se te lee estable y feliz!. En los primeros párrafos me recuerdas a mi ... aunque en realidad todas hemos pensado en algún minuto que no merecemos la felicidad. Debe ser cosa de minas. Los minos sufren un ratito y después a otra cosa. No se cuestionan si tienen mala suerte o si morirán deprimidos.
En fin, todo tiene su tiempo y por fin te tocó el tiempo bueno.
Ten por seguro que los que te conocemos, aunque sea un poco, nos alegramos.
besotes