miércoles, noviembre 17, 2010

Crónicas Chuchetas CCVIX: Me hago caso.

(Aviso a los lestores: este es un post 100% maternal).


Comparto harto con una lola que tiene una niñita 6 meses menos que mi mostri. Ella está estudiando enfermería y es terrible de aplicá, porque busca en internet juegos y se los hace a cada rato. Su chanchita es exquisita y se nota que la estimula harto.

Y gueno, nos pusimos a conversar sobre técnicas para hacer que los niños dejen la cama de sus papás y duerman solitos. Esta loca es seca y se ha leído todo lo que ha encontrado. Y saco a su mostri de la cama, a los 6 meses.

Entonces anoté un par de nombres de viejujos y los busqué en la red. Estoy en contra de dejar llorar a los niños y esas teorías, se me parte el alma que mi hija llore de frustración. Me niego a enseñarle así, tan chica. Ya tendrá tiempo de frustrarse.

Después me puse a buscar juegos para que hagamos juntas. Aunque igual jugamos, pero gueas que se me ocurren a mi: a regar, a pintar (le compré lápices de cera), a hacer torres con esos armables (tiene caleta de esos), a hablar por teléfono, a tocar el xilófono, a correr cuando viene el Terry, cosas así.

Pero ya caché la movía: para todas mis cosas -o la gran parte- soy intuitiva. Y con la mostra también. Lo que me funcionó cuando me relajé y comencé a "escucharme", como quien dijera, porque como guena mamá primeriza estuve entera complicá. Aparte que para mi es más simple, porque paso todo el día con ella, entonces la cacho.

Además que creo que cada niño es diferente, y cada forma de crianza también. Igual soy respetuosa y no llego y digo: como soy tan gueona de dejar que tu hijo haga tal cosa. No poh, respeto (y otras veces se me apreta el corazón nomás). Sé que hay guaguas que hablan antes, otras después, otros son flojos pa caminar, he visto guaguas de 9 meses tirándose de cabeza en los columpios, mi sobrina mostra caminó a los 10 meses.

En fin, a lo que iba es que mi pobre hija tiene por madre a una intuitiva, que lee su resto, le pregunta a la pediatra y listo, le da nomás.

Y así lo he hecho con la dormía. Lo malo es que mi mostri es un resto grande pa su edad y ya ocupa toda la cama y el Gato varias noches se ha ido a un dormitorio con una cama que tenemos, pa dormir mejor pa la pega. Pero creo que es hora que duerma en su cunita, aunque sea unas 6 horas de corrido.

Asi es que nuevamente me miro pa dentro, me hago caso y me meto por la raja a la gente que opina sin saber.

Yao los vemos.

10 comentarios :

PolitaLinda dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo con mi hija mayor vivía urgia con todos los comentarios "bien intencionados" de medio mundo, parece que primeriza fuera sinonimo de entera wona...pero despues de un tiempo mande a medio mundo a la chucha y me puse la camiseta de mala madre.
Y me ha ido regio, regio, siguiendo mi instinto. Asi que dale no ma, yo te apoyo.

SRTA TEMPLARIA dijo...

yo las leo y digo .. llegaré a saber un cuarto de lo q ustedes saben cuando tenga un bebé!! Ojalá q sí! sino les andaré preguntando tooooooodo el rato!!

Besos!

elalcaravan dijo...

es bueno que te dejes llevar por tu intuición

Voy y vuelvo dijo...

gracias por las advertencias, pero como las opiniones son como los pendejos, me veo en la obligacion de expresarme. cuando crio yo pase por lo mismo que tu pendejilla, y despues de adulto vivi algo parecido con una ex. a pesar de, me sigue dando cosa pensar en tener un crio cerca cuando a medianoche te despiertas y le queris dar sus quaker (asi le llamaba un amigo) a tu pareja.

lamentablemente alguien tiene que cooperar...

saludos desde el gelido norte

100% Mamá dijo...

al final lo mejor es seguir los instintos, por eso siempre digo que los estudios o bien la gran mayoria me los paso por donde te imaginas, que esto es mejor, que esto no, etc,etc, q el chupete es bueno, que otro estudio dice que no, que dormir con los hijos ahora resulta que es bueno y hay otros que dicen que no, etc etc.... mejor seguir nuestros instintos y los tiempos de cada niño, todos son distintos, y pucha que lo se porque mis dos chanchitos son ultra diferentes, una camino antes, el otro es un flojo, uno es mas despierto la otra mas retraida, y asi son, no hay que apurarlos, hay que dejarlos ser... jejej ademas son tan ricos cuando chicos, yo ya no quiero que mi emperador crezca mas, snif snif..

Solo un consejo: porfis, ni se te ocurra leer: Duermete Niño, del Estivil, porque es terrible, recuerco que lo compre a penas nacio mi hija, leí como 10 paginas, y pa la casa... ademas ni lo necesite....

Bueno ya no doy mas la lata.... saludos

Sandra dijo...

A mi mona grande, que ya tiene 11 años, todavia a veces la aguantamos que duerma en nuestra cama. Asi amanecimos el Gonza en un extremo casi cayendo y yo por el otro en las mismas, mientras las dos monas chicas se regodean a su antojo por el espacio que nos "robaron".

El doc siempre dijo que era malo, pero que wa!!. Una es la que tiene despertarse quinientas mil veces en la noche a taparla, o a acomodarla porque está de cabeza o atravesá en la cuna; entonces prefiero tenerla al ladito y asi no me tengo que levantar.

Saludos y gracias por el consejo!!!. Veré que encuentro en la red..

Atrapada dijo...

Chuta, complicado el tema, aunque yo hace rato que me estoy pasando al resto por el orto, debo reconocer que hay cosas que todavia no soluciono, pero no pesco mucho, sigo mi instinto no mas y le doy pa`lante, total el resto no vive conmigo asi que filo
Segun yo, lo mejor que se puede hacer es seguir haciendole caso al instinto materno, nada funciona mejor que eso, una sabe lo que nuestros niños necesitan y si se los damos y los vemos felices, la pega esta hecha, lo y los demas son pelos de la cola.

Te apoyo 100%, saludos.

María la del Barrio dijo...

DORMIR SIN LÁGRIMAS es de aquellos libros que realmente te hace sentir que seguir tu institnto de mamá es lo mejor que puedes hacer.
Buena suerte!!

danielapaz dijo...

Maravilloso!!, siento que eres la raja como mamá, muchos besos

danielapaz dijo...

hay un libro que se llama "Bésame Mucho", del Doctor Carlos Gonzalez, lo bajé recién, parece que es re weno, ahi te cuento!