jueves, enero 24, 2008

Crónicas Chuchetas XLVI: La astitud.


Lotra vez me pasó lo siguiente: entra un hombre a la oficina y yo lo quedé mirando, esperando que me dijera que quería o que traía. Y resultó ser un gerente de un área que yo no conozco. Es decir, lo confundí con un junior. Y no tenía nada que ver con su pinta ni si era moreno o rubio o chico: fue la pura astitud.

Revisando la definición que da la RAE, encontré: postura del cuerpo humano, especialmente cuando es determinada por los movimientos del ánimo, o expresa algo con eficacia.

¿Vieron que no me equivoco? Porque pa’ que estamos con custiones: muchas veces juzgamos a la gente por esto mismo, cómo se comportan, cómo llegan a un lugar o cómo dan la mano.


Esta cosa de lo que quiero decir pero sin hablar lo uso harto con los galanes de turno en el metro o en la micro: pongo mi cara de máxima pesada (que me sale solita) y trato que mi cuerpo quede de lado o pongo los codos como “amenazantes” (tendrían que verme pa’ cachar, pero creo que las mujeres entienden). Y me resulta, aunque si el galán de turno no se da por aludido, lo miro derechamente a los ojos como diciéndole: ¿tení algún problema agueonao? Y he visto como a minas tímidas los agilaos estos como que más las acosan. Pura astitud achorá.

El sábado fuimos a un matrimonio y miraba a unas locas sin autoestima, al parecer. Eran hermostras jóvenes (veinte y algo), y parecían que se habían puesto un vestido que no les convencía mucho o zapatos de taco cuando puro se ponen zapatillas. Peinados feos, todo mal. Y astitud bajoneada, como que se sentían feas, y por lo tanto, se veían más feas de lo que podían ser. Osea ni eran feas, pero esa astitud las cagó el doble que si se hubiesen sentido lindas y se notara.

Todo el rollo de la astitud y lo que quiero lograr se lo aprendí a mi papito, in situ en la pega misma. Y mirando cómo la gente trata a las otras dependiendo de su astitud. Pero no contaré mis secretos enteros pulentos para lograr lo que quiero con la pura astitud, sin siquiera mostrar poto o pechuga. Casi nunca falla.

Yao los vemos.

11 comentarios :

Sandrita dijo...

Es que.. que querís que te diga... Toda la razón de mundo!!!!.. Y pucha que me ha costado hacerle entender eso a un par de locas amigas mias que tengo yo...

Es increible como cambia el modo en que te tratan sólo con tu "pará" frente a la vida y a las personas.

Si yo creo que hasta por mi actituid no me han asaltado nunca...Los cacho en breve a los malacatosos y les pongo mi mirada dura... jajaja... Yo creo que piensan que soy rati o paca... se corren solitos y luego de lejos me miran y me hacen muecas onda... "te voy a matate..."... jejeje.

Saludos

Sandra

Selma dijo...

Excelente!!!
siga no má con su astitud ante la vida, eso si ojo con mandarse un pastel con el gerente solo porque el tipo se para ante el mundo como si fuera junior... podria tener consecuencias no gratas (estos gerentes son de una raza de lo mas rara...)

Venus dijo...

Es súper verdad esto que dices, igual aveces es medio complicado manejarlo encuentro yo, hay gente que resulta inevitablemente intimidante y cagas igual...

Saludos Cariñosos

Venus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la-pollo dijo...

Tanto tiempo sin pasar por acá. Leyendo el blog en boca de todos, me encontré con un comentario tuyo, y llegué nuevamente a tu blog.
Que wena, muy buen post. Divertido como lo cuentas.

Otra cosa, no me digas que esos son tus gatos... que grandes y gorditos, me encantaron. Amo a los gatos, pero no puedo tener en mi casa!!!

LA FULERITA dijo...

Justo venía pensando eso en el metro!!! Andaba con mi hermano en unas estacionex que ni sabía que existían y el gil andaba con cara de "perdón por existir". Nadie lo pasó a llevar únicamente porque es el medio tonto. Yo en cambio, igual de perdida pero con mi cara de pocos amigos y distancia eterna y jamás me falla. Mi caracho es lo más fiel que hay.
Hace tiempo escribía sobre la actitud de super mina que tuve por largos años...esa es la actitud que echo de menos y se me perdió!!

danieLa® dijo...

Ja!, te cacho esa actitud frente a los galanes al cuete que aparecen en el metro. Cuando empiezan a mover la mano en los fierros para tocar "sin querer" la de una, la quito de un golpe y me voy con los brazos cruzados (aunque tenga que ir haciendo equilibrio), la verdad es que más allá de que me pongo idiota cuando me topo con esos especímenes, al final me cago de la risa.

Si poh, la actitud es fundamental sobre todo para conseguir lo que uno se propone. A mí me costó harto sí, y digamos que lo aprendí solita (quizás por eso me demoré más), pero ahora que ya pasé los 30, me alegro de verme y cachar lo cambiada que estoy en ese sentido.

Abrazos!.

PD: leyendo los demás comentarios, parece que todas andamos con la misma cara en el metro, jajaja.

elalcaravan dijo...

así es, depende la actitud que tengas frente a la vida es como te va y como te tratan

Mini2008... dijo...

totalmente de acuerdo, la cosa es "cuestión de actitud" he visto tipas feas con ganas pero tienen algo que conquista a los hombres, creerse el cuento es lo principal... hay tipas que no se sacan partido, se visten de lo peor, no se trata de andar mostrando traste y pechuga pero vamos una arregladita no le hace mal a nadie y si te sientes la reina del mundo eso será lo que proyectarás....

ahora yo por santiasco proyectando cero actitud... uffffff necesito más vacaciones... cuidate cariños

Víctor Hugo dijo...

de todas maneras .. la astitud es importante en todos los ámbitos... toditos toditos
saludos
El Hombre Imaginario

tukota dijo...

Si gaia a mi tampoco me han asaltado jamas, pongo la actitud de mina de chora de tonta, segun la necesidad...y como siempre me he creido regia me veo linda en tacos o zapatillas, jajajaja, me encanta esa foto de gatos gordos...