domingo, octubre 18, 2009

Crónicas Chuchetas CXXXVI: Pero todo ha sido súper difícil.

Esta frase (que tomé prestada para ponerle nombre a este post), es de una mujer que, igual que yo, jue mamá hace poco. Y me hizo recordar los primeros días como madre.

Y también fue recontra difícil para mí.

Me acuerdo de la primera noche: pura angustia. Porque no sabía cómo era. Suena lógico y obvio -imposible saber cómo es la primera cualquier cosa-, pero para las que aún no son madre, y para las que ya lo son y qué rato, compartirán conmigo este sentimiento.

Si lo pior de todo es que el hombre que una tiene al lado no cacha una, porque su vida siguió igual y no engordó, no le quedó la cagá con las hormonas, y tampoco le llega la juana, entonces por más que una le diga que se siente rara y la tía guena onda o la aguelita o su misma mamá le diga que te entienda, obvio que no lo hacen. Si una apenas cacha que de pronto tenía una guagua en la guata y de repente la tení en los brazos, y todos felices. Y una pa' la cagá: con la guata suelta, cara de cansá, con una hermosa retención de líquidos, sangrando, llorando por todo... Eso que ni siquiera nombré a las mamás que el muy %"·$·"$%$% se corrió (no tengo las suficientes chuchás para los "papito corazón").

En fin. Después llegai a la jato (casa pa' los no vivos) y más raro aún, más difícil todavía. ¿Y si no sabi mudar? ¿Y si tu hija o hijo llora más que la cresta y no cachai el porqué? ¿Y si te hicieron cesárea y andai recontra adoloria pa' más recacha? Y pobre que estí triste, porque en esta sociedad doble estándar tener hijos es igual a la felicidad más rotunda. Les digo arturo que no. No poh.

Mi chancha hermosa (que ahora está en el coche que yo muevo con un pie para poder escribir tranquila, así de pulenta estoy) fue planificada y yo la recontramega amé desde el día cero. Pero me llené de dudas al principio, porque una agilá como yo, de 36 años, media perdía en la vida, pará en la hilacha, dependiendo sólo de mí... ¿y si me quiero mandar a cambiar, que hago con mi guagua? Esa onda pensaba. Gueno, mi hija me da más fuerzas que la chuchesumare para hacer lo que sea, ahora soy megasuperpoderosa. Me siento más capaz que antes, pero me jui de onda.

Para mí fue duro al principio, y eso que mi gran madre me ayudó lo indecible, jamás podré agradecerle todo lo que hizo por mí, jamás jamás. Lo gueno es que mi chancha me salió seca pa la teta, guena pa la pestaña y ni llora ni tanto. Eso sí que me acuerdo que llegó un momento en que no quise más visitas, me tenía chata la gente, quería estar tranquila en mi casa, porque los primeros momentos son estresantes, y hay gente gueona que no respeta eso, aunque lo sepa.

¿Son normales todos esos sentimientos, esos dolores y penurias al principio? No, no lo son. Lo que pasa es que a la mayor parte de las mujeres les ocurre (ojalá alguien contara lo contrario, así pa cachar) y por eso se habla de normal. Yo usaría la palabra habitual, común, pero no normal. ¿O acaso es normal sentirse más rara que gato verde? Yo estoy enamorada de mi hija, lo que no quita lo cabrón que fue todo al principio y tampoco me hace mala madre.

En fin, este post va dedicado a Olivia, y lo único que le puedo decir es que tiene que armarse de paciencia, que ya vendrá el tiempo gueno de guagua, que ya le vai a cachar el llanto, que ya vai a dormir poco y vai a andar flor con cinco horas de sueño. Y que cuando mires a tu hija hermosa, te vai a sentir lo máximo, a pesar que todo ha sido súper difícil.

Yao los vemos.

7 comentarios :

Laura Virtual dijo...

Por ti y por Bianka (la señora Burton) se que es muy dificil, pero se agradece que cuenten la firme por si en futuro próximo vivo la experiencia...
Un abrazote

Sabina Atalaski dijo...

A lo vieja culiá: te lo dije! jajajajaja

Pero al igual que todas las madres, incluyéndome of course, sentimos que con toda la mierda que es esas primeras etapas, vale la pena.

Y después te aviso que se vienen más weás, jajajaja!!!!!

Besito

escorpiona dijo...

En el tema de la maternidad, soy como bien bipolar por decir, a veces me dan unas ganas locas de tener un baby , pero en otras como que la idea me da ene susto y varias cosas más...

Saludos para los tres

Chau

p.d: esta muy linda tu gorda

 kotto dijo...

puta uno es ma' aweonao no dimensiona, no caha lo heavy que es ser mamá...

cariños socita y pa la otra socita que va el post tambien por cierto....

Olivia dijo...

Gracias Claudia!
Debe ser por el revoltijo hormonal...pero se me cayeron mis lagrimitas con el post.
Todo lo que escribes me hace mucha razón, es que por más que uno recontraplanifique a su hij@, el vivir esta experiencia es muy fuerte, muy cierto lo que dicen que es una eperiencia transformadora...una no es la misma persona despues del parto.
Incluso me asusta dimensionar la manera en que se puede amar un hijo, y producto de eso querer sobreprotegerlo para que nada le pase...mi hija aun no tiene 1 mes y ya estaba urgida pensando en que a los 2 meses le toca ponerse su vacuna, por eso entendí tanto tu post de cuando vacunaron a tu gordita...
eso sería en honor a mi poquito tiempo libre...mi hijita no duerme de noche ni de día!

Un abrazo.

Faby dijo...

Me sentí identificada con tu post... y aunque me gustaría tener otro hijo alguna vez, no sé si seré capaz de pasar nuevamente por todo eso...

Saludos!

polluelo dijo...

sabes, con todo lo que has escrito desde que nació tu chancha me dí cuenta que de verdad a las minas les pasan cosas que no las hacen ser malas madres, que son cosas normales nomás, gracias por contar las weás tal y como son.
Pregunta aparte: como cresta cachai que te está pidiendo tu chancha con cada llanto? llanto de hambre? llanto de frío? llanto de caca? de verdad una cacha? o es pura mula.. ¿?

choco.