lunes, mayo 18, 2009

Crónicas Chuchetas XCVIII: Otra angustia agilá.

Ya no tengo esos sustos de pasarme rollos con la Debbie. Le hago caso a mi intuición y obvio, a mi cuerpo. Me siento súper bien físicamente y hago de todo, claro que camino más lento y me cuesta ponerme los calcetines o sacarme las botas. Cocino harto sentada también. Es extraña esta sensación, pero creo que me sentiré más rara que la cresta cuando mi niña hermosa haya nacido. Me siento hasta linda y me gusta mi cuerpo redondo, aparte que no hay rollos con qué ponerse porque mi clóset es entero enano.

Lo que me pasa ahora (si sé que soy enrollá, por siaca) es que me angustio si el Gato no me contesta el teléfono cuando sale solo, lo que ocurre casi nunca. Pero me angustio más que la cresta y me paso rollos que se murió y esa onda, aunque trate de evitarlos y pensar en otras cosas. Hasta me cuesta escribirlo.

Ayer, por ejemplo. Como buen maestro chasquilla, partió a comprar herramientas en la mañana mientras yo me duchaba y terminaba el almuerzo. Antes de ducharme lo llamé para avisarle (tenemos varias costumbres de este tipo) que si me llamaba iba a estar bajo el agua. La cosa es que me salió el buzón de voz. Pensé que estaba en el estacionamiento subterráneo y que no tenía señal. Esperé tres minutos y lo volví a llamar. Buzón gueón de nuevo. Como comencé a sentir esa sensación rara apestosa, me duché con calma. Termino y mi Gato me llama diciéndome que viene en camino. Me vuelve el alma al cuerpo y me pongo a llorar.

Lo de ayer me ha pasado otras veces, como cuando me viene a buscar y no me contesta porque tiene el teléfono en silencio (y se demora lo mismo de siempre) y cuando llega tranquilo le digo que le ponga volumen a su teléfono mientras lloro de pura angustia agilá, lo sé.

Lo que pasa es que una no se da cuenta lo sensible que anda con el embarazo, porque, como escribí al principio, una se acostumbra, entonces no cacha hasta que punto ya no se es la misma de antes. El viernes me fui a comprar la horrorosa ropa interior y había tanto taco, tanta bulla, tanta gente histérica, que me dolió la cabeza y dormí re mal, como que me estresé.

Cosas que me pasan nomás. Y eso que antes era entera pará en la hilacha e independiente.

Yao los vemos.


12 comentarios :

Faby dijo...

Asi pasa cuando uno está embarazada, y lo peor es que cuando nace el bebé, los sintomas de angustia esos, en vez de pasarse aumentan... guaaaaa

Y por más que trato de no ser aprensiva con mi hijo, es inevitable...

Saludos! me encantó tu blog

Laura Virtual dijo...

increible lo que pueden hacer en una las hormonas...

Selma dijo...

Pucha, te entiendo perfecto. A mi me pasa que cuando mi hombre sale en la noche y no llega a la hora que yo creo que debiera llegar me baja la angustia. A veces sin motivo me he pillado imaginando que algo le pasa y es terrible, me pongo a llorar de puro pensar

SRTA TEMPLARIA dijo...

A mi me pasa idem.. y eso que mis hormonas estan en sus niveles normales, cuando escucho una ambulancia y se que Francisco viene en camino me paso todas las peliculas del mundo y si justo no me contesta el cel... muero, y si pasan bomberos y carabineros uta peor.. asi q es "normal" tu eras la anormal antes cuando no te pasaba XD naah..


Abrazoss gigantes!!
besos a la Debby

PAU

Leslie Miranda dijo...

Ohhh, que brígido.. la paranoia haciendo estragos!, yo cacho que estai tan feliz con tu Gato que te angustiai de puro pensar todas esas leseras que pensai po. Debe ser la hipersensibilidad de la preñez.

Anaís Sandiego dijo...

Qué lata sentirse así... Debe ser como estar permanentemente "en tus días". Claro que cuando estás tanto tiempo así, debe ser difícil diferenciar entre algo angustioso y una tonterita magnificada.

Un gran abrazo y cuídate mucho.

Anaís S.

polluelo dijo...

yo creo que es el instinto de madre aflorando... como de protección a tu hombre... a mi también me pasa!! si no me contesta el teléfono me paso millón rollos, que lo asaltaron, que está tirao por ahi, etc etc... y es terrible.
Me imagino que es la misma sensación de tu mamá cuando te daba permiso pa ir a la fiesta pero se quedaba despierta hasta que llegabas.

franco ferreira dijo...

naaa, son puras cosas normales. Tu estai bien. Tranqui.
No se me ponga paranoica no más con las llamadas por teléfono. Y lo digo, porque tb me pasan esas cosas, de que cuando no me contestan me paso los más terribles rollos. Y sabes qué? no hace bien, jejeje

Cuidate mucho, y nos seguimos leyendo ;)

Venus dijo...

jajaja pura sensibilidad embarazosa...hace ratito que no pasaba por aqui y estuve leyendo hartas cosillas, se ve como tu vida va cambiando y lo feliz que están, felicidades por eso, no hay como pasar estos procesos con la mejor de las compañías, tienes muchas suerte por eso, no lo olvides...

Un abrazo, saludos!!

Ceci

Sabina Atalaski dijo...

Mi guacha... la buena noticia es que es "normal" (échame un par de xuxas!!! jajaja)...

La mala noticia es... que cuando la Debbie tenga 14-15 años esa weá te va a volver y aumentada por 500 millones. Ahí sí que la vai a pasar como el orto. Y te lo digo por experiencia propia...

La gracia de estas pajas es que a una los machos se las aguantan porque está embarazá. Cuando ya no teníh guata como que te dentran a catalogar de weona paranoica y no se vé tan tiernito como ahora, jajaja....

Un besito y un abrazo de medio lado (yo también estoy guatona, pero no tengo tu excusa, jejeje)

Daniel dijo...

Cosas asi son normales. A mi me pasa por un tema de tener a mi familia lejos de Santiago, y uno más de alguna vez se pasa esos rollos.
Saludos

 kotto dijo...

weno tai sensible noma... trata de no enrrollarte, pero creo que en ti es dificil...

un abrazo cuidese