viernes, marzo 26, 2010

Crónicas Chuchetas CLXIV: El terremoto interior.

Conversaba con la siquiatra del terremoto y la cacha de la espada, entonces ella me comentó que en los casos que una se ve tan cerca de la muerte (ya sea porque te cagaste de susto o por el rollo personal) se cuestiona la vida que tiene.

Yo conozco a algunas personas que les pasó. Que se preguntaron qué cresta esperan de la vida, de su vida, de sus relaciones, de su trabajo, de su día a día.

Que pelúo encuentro yo. Será porque mi única preocupación después del terremoto fue que a la chanchi no le pasara nada, que el Gato se mejorara de una vez por todas de las amigdalitis y faringitis que le dan tupido y parejo (y no es talla) y que cerca de esta casa tuviera una feria guena pa' ir a comprar.

Además que mi último terremoto personal lo tuve junto con el nacimiento de mi chanchi, y no es por hacerme la misteriosa al peo, pero ya les contaré.

¿A algunos de ustedes les pasó? ¿Esa onda de preguntarse qué cresta mi vida? Suerte con eso, porque puta que es cansador preguntárselo, y luego, hacer lo que hay que hacer.

Yao los vemos.

6 comentarios :

Voy y vuelvo dijo...

eso me paso la noche anterior a cumplir los 25. ahi me cuestione pulento que habia sido de mi vida durante mi primer cuarto de siglo. y si, las conclusiones y decisiones que tome a partir de ahi me tienen viviendo aca lejos de Chile. Creo que a todos nos llega esa hora. Algunos se meten a la religion, otros a las drogas. Yo ese dia decidi que tenia que tenia que alejarme de todo si queria llegar hasta donde queria, aunque no pense que me alejaria tanto.

Saludos desde el cada vez mas calido norte.

Sabina Atalaski dijo...

Chaaaah, yo vivo permanentemente con el terremoto interior poh! jajaja

Fuera de tallas, a mi el terremoto (que ya cachai que de verdad me sentí como que me iba a morir por la xuxa), me provocó un desapego heavy por lo material. Pa cagarse de la risa, con el seguro del auto me llegó una tele pulenta de millones de pulgadas y se hizo mierda con el terremoto, el tusunami y el marepoto... ni me importó. Ahí está la cagá tirá en un rincón, mientras todos mis amigos se cortan las venas, porque ya habían organizado ver el mundial en mi casa, jajaja.

Mi terremoto actual partió en Suecia pa donde cacho que voy luego... Quiero aprovechar antes que llegue el 2012 poh! jajaja

Un abrazo mi guachita y pa la chanchi... cómele el cogote de mi parte, qué rica que está!

Rubiklein dijo...

Saludos Claudia

Igual que tú, bien terremoteada por dentro y por fuera

besos

Rubi

Julio dijo...

Le comentaba a un amigo que en el mismo instante del cahuchaso...como para el final cuando realmente se puso fea la cosa, se dilató el tiempo y pensé seriamente "hasta aquí no mas llegamos" y fíjate que no me sentí mal, como que me entregué...eso fue no mas, sus cosas buenas, malas, hermosas, pero viví lo que había que vivir, no se...no me desesperé por sobrevivir.
fue un par de segundos.
Creo que la gran diferencia es no tener un hijo. Ahí de seguro la historia o la histeria sería distinta jajaja.
salud!

Ipnauj dijo...

La fuerza del terremoto no alcanzó a remecer mis pilares.

Un gran saludo.

escorpiona dijo...

Creo que de tanto en tanto se sienten esos terremotos internos que mencionas, a veces son casi imperceptibles, otras nos dejan en el suelo y sin casi poder levantarnos. En estos momentos me estoy rearmando luego del último que paso por mi vida...
Saludos para tí y tu gorda esta muy linda
Chau