martes, junio 16, 2009

Crónicas Chuchetas CVII: A chuchá limpia.

Si se han fijado, en la descripción de mi perfil dice: “Viñamarina de nacimiento pero soy hija de porteña por eso lo de chucheta”. Y no son sólo palabras, es la pura verdad.

Claro que cuando era niña de alguna manera yo intuía que no debía decir garabatos, ni en el colegio ni en casas de amigos. Recuerdo que una vez se me salió un “chucha” en el recreo y me sentí recontra mal, miré para todas partes para ver si alguien me había escuchado. Iba en tercero o cuarto básico.

Lo peor era que donde yo vivía habían tres hermanos que su prima era mi compañera, y siempre que habían discusiones en el curso (era entera aniñá y siempre tenía la última palabra) ella siempre, pero siempre me decía que yo era garabatera. Y obvio, me quedaba en silencio porque era lo peor. No para mí, pero yo cachaba que para los demás.

Ahora adulta me ha tocado ir a casas donde me piden expresamente que no diga garabatos porque los hijos de los dueños de casa no los dicen. Cosa que yo respeto, pero no estoy de acuerdo.

Lo propongo como tema pero la verdad es que lo tengo muy claro. Cuando nazca la Debbie yo seguiré siendo la misma de siempre (como persona me refiero, no cambiaré mi personalidad para mi hija crea que yo soy de una manera determinada) y si en mi casa digo garabatos y ella los escucha, me da lo mismo. Si los repite, también. No lo encuentro grave ni para cortarse las venas ni una falta de respeto gigante. Me acuerdo que mi sobrina mostra, la Vale, no decía garabatos cuando niña (a pesar que yo le enseñaba) porque me decía que las niñas no dicen garabatos. No tenemos idea de dónde sacó esa respuesta, pero a pesar que vivía con puras chuchetas, no le gustaba decirlos.

Contextualicemos eso sí: me cargan los brocas mal educados y sin modales. Es que me reempelotan. Mi hija será malenseñada, quizás, pero con modales: saludar, despedirse, saber sentarse a la mesa, ese tipo de cosas. No estoy hablando que salude y diga: hola poh viejo chuchetumare, y yo me ría y le celebre la ordinariez. ¿Me cachan la idea?

Me preocupan más otras cosas que los garabatos, la verdad. Como los valores de vida que con el Gato le inculcaremos y los verá en nosotros y en nuestra vida diaria. Una cosa es el fondo y otra es la forma. Y si es chucheta pero guena persona, yo, feliz.

Yao los vemos.

10 comentarios :

Sandra dijo...

Yo no soy garabetara. Si se me escapan mis chuchadas de vez en cuando, pero son al aire, enojada o porque algo me salió como yo quería.

Mi hija llora si me escucha a mi o a su papá decir un garabato. Se me ocurre que es porque no está acostumbrada a que los digamos y se asusta.

Con el Gonza podemos estar muy muy enojados pero jamás nos hemos insultado ni dicho garabatos.

A mi personalmente no me gustan, como tampoco los niños que los dicen.. Pero como digo es algo personal.

En mi casa tampoco nunca los escuché entonces creo yo que de ahi me viene el que no me gusten.

He ido a casas donde se tratan, segun yo, de lo peor, a punta de garabatos, pero es gente que se quiere y se respeta. Al final es cuestión de crianza, creo yo.

Y si hay respeto todo está bien.

Saludos!!

Sandra

Sabina Atalaski dijo...

Uuuuuuuuuuuuuuuuhhhhhhhhhhhhh... yo te puedo contar mi experiencia.

Yo soy tiyiulemente xuxeta (y te consta que en vivo y en directo soy igual). De cabra, me pasaba lo mismo que a tí, no decía garabatos porque sabía que NO PODIA. Pero no era un esfuerzo, no los decía naturalmente, frente a mis parientes y profes, pero con el resto era entera axuxá.

Y con la Heredera, yo he sido igual que siempre y ella ha sido igual que yo de niña. Ella cacha que no puede decir garabatos delante de cualquiera (es más, nisiquiera los dice delante mío, lo cual es una deformación de ella, porque nunca se lo he prohibido y menos ahora que tiene 15 años!). Aunque sé que con sus partners es xuxetera. Y bien por ella.

El tema de los garabatos pa mi nunca ha sido tema. Porque incluso cuando los he dicho frente a gente que se supone uno no debería, siempre he sido atinada, entonces sale como chistoso.

Y que conste que cuando digo xuxás, no digo güebona, jajaja... no salgo del culiao, jajaja... Un horror.

Un beso pa tí y vai a ver que la Debbie va a ser terrible avispá y va a saber cuándo usarlas.

bellota_b dijo...

Pero chucheta yo decía :
Quiero hijos educaditos,inteligentes,ordenaditosy claro que uno habla puras webadas.Me salieron chukies totales!
Los quiero tremendamente imperfectos,llenos de aprendizajes ,errores y aciertos.
Los amo tal cual,pero sin garabatos jhajajaaj.


iapp cariñussssssssssss!

SRTA TEMPLARIA dijo...

jeje Me hizo reir tu post con eso de q no tratara a su viejo de chuche.. concuerdo con lo de qeu importa si es garabatera con que sea feliz ya es suficiente.

Abrazos dobles
PAU

Leslie Miranda dijo...

Me parece muy bien. Yo soy terriblemente garabatera, me acuerdo que en la adolescencia mis viejos me retaban caleta, les daba vergüenza porque yo decía las chuchás (y las digo) delante de toda la familia, sin importarme una raja su opinión. Ahora ya están más que asumíos, aunque me siguen llegando sus retos de vez en cuando, y hasta de mi pololo, jaja. Igual soy ubicá y cacho cuando decirlos y cuándo no. Pero yo creo que uno tiene que ser tal cual es, aquí, y en la quebrá del ají, esté el rey de españa o una hermosa hija de por medio.

Leslie Miranda dijo...

Ah eso si, con respecto al primer post, no trato a nadie de mi familia ni menos a mi pareja a garabatos, esa gueá no me gusta. La chuchá siempre es para terceros, o para referirme a cosas, o situaciones de la vida cotidiana. Pa ponerle salsa a los relatos, algo así.

Pero no le diría a mi pololo "guacho culiao, agueonao o conchetumare". Tampoco a mis padres. Ahi no po.

Laura Virtual dijo...

Nunca me he puesto a teorizar al respecto, pero yo siendo super garabatera, no los digo todos... hay algunos que parecen horrorosos y no los uso...

Y cuando escribo, la verdad casi no los uso, pero creo que se debe a la deformación profesional de haber sido periodista alguna vez en la vida.

Mientras se usen bien y de manera simpática... cual es el problema?

Saludos

 kotto dijo...

no sé yo no tengo atados con las puteadas.. de hecho vivo puteando...

pero no me gusta escuchar a los niños, nños chicos! onda cuatro años, cinco seis años ... que no saben que chucha hablan y ya anden puteando ... me entendí...

ya cuando están ma' grandes (colegio) de doce pa'rriba no me incomoda tanto escuchar sus chuchadas...

cariñossss

Selma dijo...

Yo también soy re buena pal garabato, y como tiendo a juntarme mas con hombres como que se intensifica la cosa.. igual mi papá me retaba por eso y a ratos me tengo que cuidar en la pega porque sé que hay gente que le carga...
Y con mi hij@, supongo que va a aprender chuchás de su mamá y su papá, y espero enseñarle cuando usarlas y cuando no

Voy y vuelvo dijo...

ojala el dia que tu hija diga "hola poh viejo chuchetumare" tu andes con una camara, la filmes, la subas al youtube, y compartas con este monton de morbosos tan graciosa experiencia. es que va a ser pa cagarse de la risa.