lunes, junio 01, 2009

Crónicas Chuchetas CII: Ir a control.


Los primeros meses siempre iba cagá de susto. Cómo andaba pensando puras desgracias, era como lo lógico. Incluso una vez apenas la vimos en la pantalla (tenía cuatro meses) me puse a llorar como agilá porque – obvio – esperaba puras malas noticias.

Pero ahora, que ya tengo 7 meses, voy tranquila, casi como de rutina. Puede sonarles entero cuático, pero trato de conectarme con mi “yo interno” o algo así, e intuyo que todo está bien. De alguna manera, lo sé.

La pasión del doctor es el corazón y nos comentó ayer que le gustaría que su hijo estudiara esa especialidad, cardiología infantil. (Me parece que así es). Por eso mira la cucharita de la Debbie y la escucha alrededor de un minuto para sentir los latidos en forma continúa. Creo que ayer estuvimos cerca de media hora mirándola, midiéndole su cabecita, el cordón umbilical, mirando la placenta. El Gato se veía menos nervioso, pero llena de preguntas al doctor. Se me imagina que se caga de la risa de él y nos pesó a ambos y aprovechó de darle una orden médica para que se hiciera el famoso examen del colesterol y varios más, ojalá no tenga nada porque el Gato es seco para la grasa. Con la cuea que es delgado nomás.

Y como ya tengo 7 meses y cada día que pasa me acerca al momento del parto, ayer en la camilla me imaginaba cuando el Gato esté a mi lado, vestido como dostor, esperando el nacimiento de nuestra niña hermosa. Llegué a verme en ese instante. Es bastante probable que llore de antes (porque soy entera llorona y más ahora) y el Gato tratará de aguantarse las lágrimas, pero igual va a llorar. Y todas las abuelas, y tíos y primos que estarán esperando afuera, también. Será un momento mágico que desde ya lo disfruto, porque la dura no tengo susto al parto, de hecho hace poco una lola de la pega que tuvo a su hijo recién me contaba de las contracciones y no me importó. Al contrario, la escuchaba con atención para aprender y para cachar cómo será cuando nazca la Debbie.

Es bacán ir a control, porque podemos sapear a nuestros hijos, como nadan, patean, degluten y son felices dentro de nosotras, es todo tan mágico. Pensar que dentro nuestro una persona crece y después nacerá, como que no lo creo.

Les vuelvo a agradecer los consejos, historias y guenas vibras. Nunca están de más.

Yao los vemos.

6 comentarios :

Laura Virtual dijo...

Me alegro que hallas empezado a disfrutar del embarazo en si...
Seran una linda familia, eso seguro.

SRTA TEMPLARIA dijo...

Me imagino tu susto en el antes ya ahora el placer de ir a ver que todo sigue bien.. genial!

Que todo siga igual con la debby andrea!!
Besos
PAU

Anaís Sandiego dijo...

¡7 meses! ¡Está que sale a trotar ya!

Un abrazo enorme y mucha fuerza Claudia. Ya verás que todo sale bien y pronto tendrás a tu hermosa niña en brazos.

Anaís S.

escorpiona dijo...

Recuerdo que en la universidad nos mandaron a observar un parto normal, que te digo es impresionante y te quedas sin habla, la llegada de una nueva vida un verdadero milagro...

Saludos para las dos

Rayitos de sol desde el norte

Chau

Mary Rogers dijo...

el susto es inevitable... pero ya no hay vuelta atrás...puro entregarse no más...ahora..TODOS LLORAN y cuando la criaturita esté encima tuyo y la veas por primera vez, será una historia que jamás olvidarás.
Un abrazo, niña

bellota_b dijo...

Es tanto lo que nos has contado ,que ya me siento parte de esta travesia(dijo la intrusa)jojojojo....solo desearrr como dice quique Neira:Un millón de cosas buenas.


cúidate!