domingo, junio 21, 2009

Crónicas Chuchetas CVIX: Mi papá.

Me parezco físicamente más a mi papá que a mi mamá, porque ella es más bien morena y yo sali rucia y blanca. El pelo se me ha oscurecido y tengo canas, igual que mi papá.

Aprendí tantas cosas de él, que no cacho por dónde empezar.

Mi papá andaba todo el día gueviando en la casa: se levantaba temprano, ponía la radio a todo chancho, se ponía a barrer, pasar la aspiradora, hacer pebre para el asado (era seco para la carne), limpiaba el techo, aspiraba la piscina, nos hacía levantarnos, iba al supermercado, te agarraba pal hueveo en la pasá y así. Tenía mucha energía y jamás lo vi flojear, sólo cuando dormía siesta.

También tuve la suerte de trabajar con él y aprender un montón de trucos, por así decirlos, que me sirven hasta el día de hoy en la vida laboral.

Era sencillo pa' vestirse (no estaba ni ahí con las marcas, mientras la ropa le sirviera estaba feliz) y jamás se compraba un auto muy caro, de hecho lo cambiaba por el mismo cada dos años, full equipo (seco pal aire acondicionado también) porque, según me explicaba, existe mucha gente envidiosa y así, si te va bien o mal, nadie cacha.

Lo extraño todos los días. Todos los días lo recuerdo. En serio, cualquier cosa que haga me lo recuerda. Hasta cuando me miro al espejo, porque tengo su nariz.

Y aunque ya serán 11 años de su muerte, sé que está conmigo. De alguna manera siento que me acompaña en este camino de la vida, también le pido que cuide a su nieta (aunque es primera vez que le pido algo) y espero que esté en paz.

A mi papito que lo amo y amaré hasta que la muerte logre reunirnos.

7 comentarios :

kany dijo...

Siempre,siempre me emociona un relato relativo a el. Te quiero mucho

Constanza... dijo...

que bacán debe haber sido tener un papá así, el mio es ma fomeque!
en fin que estes bien


Saludos!

Daniel dijo...

Bueno, a mi este día me ha pegado un poco más fuerte ya que mi viejo falleció en Abril, pero me he dedicado más que nada a recordarlo, con lo bueno y lo malo que tuvo.
Saludos

Leslie Miranda dijo...

Uf. Es cuático cuando uno con los años comienza a cachar cuánto tiene de su mamá o de su papá, tanto físicamente como también de carácter. Obvio que después los años te terminan de modelar, los amigos, el entorno, la pareja. Pero son los viejos los que en primera instancia te marcan, te guían. Eso es bacán. Más bacán que tu serás mamá muy luego, y qué rico por la experiencia que eso significa.

Un abrazo rrande.

Selma dijo...

Mmm yo tengo harto de mi papá, en carácter, como el mal genio y en cosas físicas, como los ojos, y las piernas gorditas y chuecas =)
Nuestra relación ha ido madurando con los años y aunque siempre lo he querido mucho es como que ahora somos más amigos... ni siquiera me imagino que pasará cuando no esté, pero como ando entera sensible prefiero ni pensarlo..

un abrazo

Sabina Atalaski dijo...

Yo soy 90% de mi papá. Me parezco en caleta de cosas a él (las buenas y las malas), y aunque ya hace como 4 años que se fue pal otro lado, cacho que son esas relaciones que nunca terminan aunque uno de los participantes haya tenido la mala ocurrencia de retirarse antes de tiempo.

Te mando un abrazo, cacho de sobra que el día del papá no es fácil pa tí.

Cariños pa mi Debbie linda.

Pola dijo...

Uff cuando una no tiene al papá con una, se sienten estos días... el mio murió hace 7 años ya.. tenía 13 años cuando faleció... y sin duda, no hay día en que él no esté presente en mis pensamientos. Quizás se deba a que era la más chica o pq era su regalona...ni idea...
Claudia me encanta leer tu blog yver como describes el proceso de Debbie :) saludos :)