martes, mayo 18, 2010

Crónicas Chuchetas CLXXV: Salir con agilaos.

Primero tengo que aclarar lo siguiente: una es la agilá que sale con agilaos. Claro que muchas veces una no sabe que el lolo en cuestión es así, pero las veces que una lo intuye (por la voz o las gueas que hace), mejor quedarse callaita.

Es que estuve recordando el top one de los agilaos con los que salí. No sabía que era taan agilao eso sí. Lo encontraba su resto póser cuando le escuchaba la voz (puta, no recuerdo taaanto detalle de cómo nos pusimos de acuerdo para salir, quizás fue por msn), pero nada más.

Nos encontramos en un bar de moda en Bellavista. Yo venía de la pega, es decir, andaba un resto formal vestida. Me parece que llegué un resto antes, porque venía con hambre y me pedí un sambi y una pirsen. (Trato de recordar esos detalles gueones pero no pasa na con mi memoria). Lo que sí me acuerdo es que a este agilao lo encontraba mino: alto, moreno, guen cuero. Algo así. Hasta ahí, visualmente, todo bien. Si lo malo fue cuando llegó fumando pipa y con cara de pensamiento eterno. Ya me dio lata el gueón. Nos pusimos a hablar de poesía y andaba con un libro de Bertoni, al que yo he leído poco y además soy Nerudiana (mirada de desdén del guea) y lo único que no quiero conversar en una cita con un mijito rico es de poesía para cachar cuál de los dos es más intelectual: si él con su pinta de francés al peo o yo con mi ropa formal de pega.

Al poco rato nos fuimos, porque no teníamos NADA en común. Además que me apesté rapidito y quería puro irme a la cama sola, un gueón póser no me calienta ni una gota. En el camino nos encontramos con unos amigos de él enteros guena onda, y me tomé otro shop con ellos. Al agilao no lo pesqué más (él tampoco a mí) y me puse a conversar con un loco gay, con el que me cagué de la risa y valió la pena esa noche.

También me acordé de la vez que yo fui la agilá prejuiciosa: estaba estudiando inglés en un instituto curtural bien conocido y de pronto llega un compañero bien mino. (La verdad es que los 37 años me pesan, porque no me acuerdo como se llamaba el loco ni como era, sólo recuerdo que lo encontraba mino). La cosa es que este lolo trabajaba en una empresa de teléfonos entera conocida y más usureros que la cresta con sus clientes (una vez pa los vivos), detalle no menor porque andaba con ropa típica de pega -pantalón de gabardina, esa onda- y encima usaba de esas chaquetillas sin mangas llenas de bolsillos, como de esos viejos que se suben a los postes a arreglar las líneas de teléfono y los bolsillos los tienen llenos de herramientas. Gueno, yo no lo miré mucho porque pensaba que era de esos técnicos que hablan mal y son medio ignorantes... ya, si sé que es malo y prejuiciosa, pero ya no soy así con la gente. Aprendí. Ta demás que lo digan o piensen.

Igual yo lo miraba harto porque me gustaba, pero así nomás. Y él también me miraba. Había una flacucha entera fea que le tiraba los cagaos cara de raja, pero él no la agarraba. El tiempo pasó, el curso se terminó y ese día nos juimos de carrete, con la chiva de celebrar el fin de las clases. El mijito rico en cuestión preguntó quien se iba con él en su auto, la típica pa que una diga "yo", porque me quedó mirando. Acá viene la parte de mi agilación máxima y mi prejuicio entero gueón, porque tenía EL auto. Chaaaa, el loco parece que no era na técnico de postes. Nos fuimos varios con él (me senté de copiloto porque él lo quiso) y la flacucha arrastrá iba atrás, no entendió el mensaje.

Nos juimos a bailar y aproveché de contarle lo que yo pensaba que él hacía. Se cagó de la risa, me contó lo que realmente hacía (tenía un buen puesto) y pinchamos -como diría mi mamá- un tiempo. Y se lo quité en sus ojos a la flaca!!!

Paré que me anduve alargando su resto. Si es así, gracias por el que leyó hasta acá.

Y si alguien quiere saber alguna historia mía, dígame nomás. La escribiré cuando tenga tiempo eso sí, porque con mi chancha es casi imposible tener vida propia.

Yao los vemos.

16 comentarios :

Voy y vuelvo dijo...

ohh que emoxion. revivio chucheta canifru! es que este blog ya parecia centro de viejas Q. perdon, quise decir centro de madres.

gracias por darnos lo que nos gusta: historias reales de derrotas y derrotados. a todos nos pasa. es mas, te lo agradesco pq siempre fui el peor gil con el cual una mina podria salir (revisa el ultimo post de tu amiga que nos tiene bloqueados a todos y no explica pq se llama como se llama) pero ya cache que hay peores.

igual, a uno le toca salir con cada perno tambien. se hacian las muy finas, educaditas, y senoritas, y andaban con los calzones llenos de agujeros las torrantes.

saludos.

PD: pa hueones felices y perfectos esta facebook, porsiaca.

gonzalo dijo...

me gustan las historias de mamá...las de mina también.

Sabina Atalaski dijo...

Yo quiero más de tus historias de mina, porque leerte de mamá es entrete, pero es como leerme hace 15 años! jajajaja

Yo también salí con agilaos el lote de veces... la mansa cachá... parece que tenía imán pa esos sacowea.

¿Cuál fue el último? Un weón al que varias minas le tiraban los corríos y que llegó a mi casa casi sin invitación (pa mi tremenda sorpresa), con la típica de que "te encuentro taaaaaaaaaan inteligente" (lo cual demostraba que era entero weón, porque yo no soy taaaaan inteligente).

Cuento corto, un fiasco. Era entero cagao (volantín de cuero el c...), entero aweonao (las mujeres tienen que ser damas), entero penca donde te puedas imaginar (eh, sí, ahí) y más weón que las palomas.

Menos mal que me arranqué de ahí. Cuando me acuerdo... me da hasta verguenza. Y pa qué decirte cómo me webean mis amigos.

Náaaa.... uno se amermela a veces y qué tanto. Los hombres hacen weás peores, jajaja

Un abrazo, desde la clandestinidad sabinística....

Paulina dijo...

Nada peor que el gallo con alma de poeta. O el tipo sufrio al peo, que como sabe que es mino y que es un pastel como pareja, de antemano te avisa que él es una persona solitaria porque es como "un lobo estepario" (me lo han dicho, para morirse de la vergüenza ajena). El gil aproblemado por un tema de pose, como el seudo poeta maldito, el rockero incomprendido, etc, es un gil que tiene un problema en su cabeza llamado inmadurez y del que es mejor huir.

Carla dijo...

Que extraño revivir estas historias de soltería desde la perspectiva de hoy, siendo madre y con dedicación casi exclusiva a nuestras hijas...
Pucha yo cacho que no hay mina que no haya salido con pasteles, hay periodos de la vida en que uno era entera aweona y caía redondita con los cuentos de ciertos minos, con la edad uno se pone más avispá y se afina un poco el detector de pasteles, aunque no falta el que pasa desapercibido y caímos igual...

escorpiona dijo...

Hay mucho gil suelto en este mundo, muchas veces una los cacha al momento, otras cuesta darse cuenta o simplemente te entra el gen de la tontera y te vuelvas mas ciega que una puerta...

Saludos desde el norte

Chau

Machelita dijo...

No se porqué me acordé de otro pastel que era re-guen partío pero era entero fome. Ojos azules, pelo canoso, alto y delgado, dueño de empresa, con una camioneta que tenía que dar un salto pa' subirme... el problema? para dar besos era ENTERO FOME!!! una lata!!! como con los labios duros, no se... hasta allí no más llegamos: unos besos locos y ya!
Nah que'er la historia pero igual la cuento.

bellota_b dijo...

Ucha' nada de largo el post.
Vas a seguir hilando y descabezando ex? mira que estaba entrete.Yo tuve tantos pasteles, ricos y vencidos como yogurt :D
yap eso...fome mi coment? jajaja

Selma dijo...

Es que la gracia de salir con pasteles es que aprender a reconocerlos y asi llega un momento en que los detectas "antes de" y no los pescas...
Me gustan estos post también

Julio dijo...

El primero era entero de pelmazo, aunque no puedo criticar mucho porque tengo mi lado ñoño y nada raro que una mina me vea agilao....ouch...
Pero el segundo me pareció teleserie venezolana...¿y si era trabajador de postes no era tirable acaso ah ah ah?
mmmm
jaja
bueh
Saludillos

eLe eMe dijo...

Me reí poh... ya ni te acordai de los nombres de los minos con que andubiste... capaz que a mi me pase lo mismo si hago el ejercicio de recordar.

Ah... que weno que volvieron la yeguas!!!

Mary Rogers dijo...

horror...yo me acuerdo de todos y todos los detalles...pero el que más quise resultó el más agilao. Se lo perdió no más poh.
besos

 kotto dijo...

jajaja ta wena, pero ¿y quién no ha sido prejuicioso alguna vez? la cosa es pegarse el alcachofazo y no serlo ...

AvenidaCero dijo...

y que pasá con las agilás... esas que se las dan de independientes y fuertes y que al final son mas sufridas y con mas traumas que Marco (no te vayas mamá!) con depresión...

Me cargan es@s weon@s que se las dan de especiales o que andan con sus parás pachamamicas... hippies al peo...

O esas minas que hablan como mosquitas muertas... argggg

celeste dijo...

Jajaja, pasa eso cuando una ta mucho rato en la casa, ahora que tuve con licencia me acorde o trate de acordarme de los ajilaos de mi pasado, pero de un par no me pude acordar ni el nombre.

paz dijo...

ajajaaja, yo una vez salí con un nazi,
o seaaaa...
o seaaaaaaaaa
y en un pub en bellavista le llegaron patá en la raja y yo ni lo defendí, se lo merecía